lunes, 29 de enero de 2018

"La resiliencia, un antídoto contra las situaciones adversas"

Cuando hablamos de propósitos al inicio de un nuevo año, es bueno ser conscientes de que la realidad no entiende de nuevos y viejos tiempos y que nuestra vida es un continuo de acontecimientos, de vivencias, de asunción de responsabilidades cotidianas, que no se detienen, ni se inician cuando finaliza un año o comienza otro. Educar a nuestros hijos, no tiene tiempos muertos, ni un calendario por el que guiarnos, que nos indique cuales son las prioridades a la hora de plantearse tareas o prioridades en el desempeño de esta responsabilidad tan bonita, pero tan compleja en la que, de forma voluntaria nos embarcamos. Son muchos los frentes que tenemos que afrontar y poco el tiempo del que disponemos para hacerlo.

Las navidades son fechas que mueven nuestros mejores sentimientos, que nos resaltan los aspectos positivos de los que están bajo nuestro paraguas de protección. Pero no debemos olvidar que no todo es de color de rosa y que también hay espinas en el camino a la hora de abordar situaciones ante las que flaqueamos, dudamos y no sabemos qué hacer. 

En el quehacer diario, no podemos ignorar ni evitar las situaciones adversas, las tan temidas dificultades, pero si podemos creer en nuestras capacidades para sobreponernos y superarlas. Aceptar la situación y mantener el equilibrio emocional frente a las situaciones frustrantes y traumáticas nos va a ayudar a reconstruirnos y hacernos más fuertes, más sabios y más sanos emocionalmente. Son momentos para hacer de espejos ante la mirada de nuestros menores; son grandes oportunidades que nos ofrece la vida para , en forma de retos, para contribuir y acompañar el crecimiento arménico de nuestros hijos.

En el siguiente link, os proponemos una alternativa a modo de herramienta que pueda contribuir a facilitaros la tarea de educar, como padres y educadores, a vuestros hijos en, de forma especial en esos momentos no tan fáciles a la hora de dar una respuesta contundente y correcta.

lunes, 22 de enero de 2018

10 buenos propósitos de los padres para el Año Nuevo

No solo los niños deben aprender a tener buenos propósitos para el nuevo año, es importante que los padres también hagamos nuestra parte y les eduquemos con el ejemplo.

Ideas de intenciones para los padres para una convivencia mejor en familia:

1- Fortalecer el respeto hacia nuestros hijos.

2- Dedicar más tiempo para estar y jugar con los hijos.

3- No prometer nada a los hijos que no puedan cumplir.

4- Escuchar más a los hijos, no solo a lo que dicen como también lo que sienten.

5- Tener más paciencia y tolerancia con los niños.

6- Aplicar disciplina y límites a su medida.

7- Educar con el ejemplo, siempre.

8- Participar de la vida escolar de los niños.

9- Conocer a los amigos de los hijos.

10- Aprender con los niños.


Fuente GuiaInfantil

lunes, 15 de enero de 2018

10 buenos propósitos de los niños para el Año Nuevo

Un nuevo año comienza y es una buena ocasión, tanto para los padres como para los hijos, de reflexionar sobre todo lo que fue hecho, lo bueno y lo malo, durante el año que termina. Al mismo tiempo es un buen momento para dar las gracias por todo lo bueno que nos ha pasado. Es la hora de renovar las ilusiones y la esperanza, de motivarse y de hacer buenos propósitos. 


10 buenos propósitos de los niños para el Año Nuevo

Establecer algunas pautas de propósitos para el nuevo año será un gran desafío para nuestros hijos. A los niños les encanta saber qué es lo que podemos esperar de ellos, y además ver cómo se realizan y ponen en práctica todo a lo que se proponen. Tener una meta les ayudará a fortalecer su autoestima y a impulsar sus buenas actitudes. 

Ideas de proposiciones para los niños:

1- Mejorar la higiene: lavar las manos antes de las comidas, cepillar los dientes, no negarse a ir a la ducha todos los días…

2- Compartir los juguetes, la comida, la merienda, momentos… con demás niños.

3- Abandonar los pañales y el chupete

4- Recoger y organizar los juguetes y ropas.

5- Hacer cosas solos: bañarse, atarse los cordones del zapato, comer solos, vestirse solos.

6- Ayudar en las tareas de casa, haciendo la cama, recogiendo la habitación, poniendo o retirando la mesa…

7- Hacer los deberes y estudiar todos los días. 

8- Apuntarse y practicar un deporte. No estar tanto frente a la televisión.

9- Ser más obediente tanto en casa como en el colegio.

10- Ser más generoso y bondadoso con los familiares y amigos.

Fuente : GuíaInfantil

lunes, 8 de enero de 2018

Propósitos de Año Nuevo

Han pasado solo unos días, pero en estos días nos hemos abrazado y deseado lo mejor, hemos repetido decenas de veces eso de ¡Feliz Navidad! y ¡Feliz 2018! y nos hemos creído a cada persona querida que nos ha regalado palabras de ánimo. Estos días nos han hecho un poco mejores.

Nos hemos reencontrado con familiares y amigos que hacía tiempo que no veíamos. De hecho, hacía tanto tiempo, que hasta tuvimos que preguntarnos a nosotros mismos como estábamos para poder contestar a sus preguntas, por eso, en estos días de compartir también nos hemos podido parar para reflexionar sobre nosotros mismos. 

Por ello, no es de extrañar que empecemos el año cargado de buenos propósitos, algunos incluso diríamos que muy buenos, propósitos que queremos compartir con vosotros, así como nuestros alumnos. Como ejemplo de ello son la realización de las tareas de la casa, y como sabemos que no siempre es fácil saber hasta que punto les podemos dar responsabilidades a nuestros pequeños, hemos decidido compartir con vosotros estaba tabla, en la que se sugiere la edad a la que se deben realizar las distintas actividades. Esperamos que os resulte útil: