lunes, 18 de junio de 2018

A la vuelta de vacaciones pasamos lista

Hasta aquí hemos llegado y celebramos que hayamos llegado juntos. Muchas gracias por haberlo hecho posible, no nos cansamos de repetir lo afortunados que nos sentimos por poder seguir avanzando a vuestro lado.

En septiembre volveremos a buscar temas de interés y a compartir con vosotros artículos en este espacio, nuestro blog, al que tenemos tanto cariño. Hasta entonces... ¡estaremos cargando!


Y por cierto ¡a la vuelta de las vacaciones pasamos lista! 

Os dejamos deberes: ¡Sed felices!

lunes, 11 de junio de 2018

Seguimos con los consejos de "planes veraniegos educativos"

Como lo prometido es deuda, y sabemos que muchos lo estabais esperando con ansía, hoy os traemos otras cinco propuestas para seguir aprendiendo durante el verano. ¡Esperamos que os gusten! Y no olvidéis que nos encantaría saber cuáles son vuestros trucos para sacar el máximo provecho del período vacacional.

Actividades sociales: Es importante que los maś pequeños aprendan a relacionarse con la comunidad y ser parte de ella. Dado que en las vacaciones cuentan con más tiempo libre, puede ser el momento adecuado para que se impliquen en algunos proyectos sociales. Ir de visita a los centros de día para personas mayores, unirse a una campaña de limpieza de los parques o ayudar a personas extranjeras a aprender el idioma son algunas de las actividades que seguro les aportarán multitud de experiencias.

Leer: Sacar un rato cada día para dedicar a la lectura es una de las mejores cosas que se puede hacer en vacaciones. Lo más importante es que escojan un libro que les motive, que les enganche tanto que les cueste dejarlo en la estantería hasta el día siguiente. Novelas, poesía, cómics…en formato papel o digital, deja que sean ellos quienes elijan su próxima aventura.

Aprovechar los viajes: Cada salida o excursión que hagáis en familia puede ser una excelente oportunidad para aprender algo de materias muy diferentes. Al volver a casa, o incluso durante el mismo viaje, podéis ir recopilando la información aprendida y combinándola con recursos educativos relacionados. Investigar sobre el arte románico, sobre la Edad Media o sobre las influencias árabes serán excelentes temas en una excursión por poblaciones con Historia.

Aprender a ser independientes: Las vacaciones son un momento ideal para que los más pequeños puedan desarrollar su autonomía, por lo que también es importante que pasen tiempo por su cuenta, solos o con sus amigos. Deja que descubran por sí mismos el mundo, que aprendan a levantarse si se caen y a tomar sus propias decisiones. Sin equivocarse no es posible aprender, ¿verdad?

Disfrutar del deporte: La actividad física es vital para los más pequeños, ya que contribuye tanto al desarrollo de su cuerpo como el de su mente. Busca tiempo para salir a pasear en bici, un partido de fútbol, algo de natación… Echa un ojo a este recurso para saber cómo organizar tus actividades deportivas cada semana.

lunes, 4 de junio de 2018

5 consejos para no parar de aprender en vacaciones

Se aproximan las vacaciones. Y las oportunidades para seguir aprendiendo se multiplican. Las opciones son muchas, pero nosotros hemos querido rescatar las diez propuestas de "planes veraniegos educativos" que nos han parecido más útiles.

Hoy os explicaremos las cinco primeras:
Manualidades: Las actividades artísticas son una genial forma de poner en práctica la creatividad, además de tener otros importantes beneficios, como el desarrollo del autoestima o de la concentración. Asimismo, hay manualidades con las que podrán aprender sobre otras áreas: ¿y si nos aproximamos a la cultura africana fabricando un kese-kese? ¿o si aprendemos la importancia del reciclaje realizando este monedero con botellas de plástico? ¡El límite lo pone tu imaginación!

Aprender de la naturaleza: El contacto con la naturaleza es básico para el ser humano, y todavía más para los niños y niñas. Las vacaciones son el momento idóneo para que disfruten del medio ambiente, y que aprendan de él de forma natural. Combina recursos divertidos sobre los peces, la comunicación entre animales o el bosque con experiencias directas en las que puedan disfrutar de lo aprendido. ¡Lo recordarán siempre!

Colaborar en casa: Durante el curso, a veces no dejamos que los más pequeños se ocupen de determinadas tareas por falta de tiempo. Ahora es el momento ideal para que aprendan a colaborar en casa y a desarrollar su sentido de la responsabilidad. Hazles partícipes del mantenimiento del hogar, pidiendo su ayuda para alguna de las tareas: limpiar el jardín, hacer galletas, mantener el huerto…¿Y si decidimos entre todos la nueva decoración de la casa y nos ponemos manos a la obra?

Apps educativas: Son muchas las aplicaciones educativas gratuitas que existen, que combinan entretenimiento con conocimiento, y son una manera genial de practicar lo aprendido en el cole. ¿Conoces El Planeta de los Mimos, sobre educación emocional, Families, para los más pequeños; o Mathbit, para pasarlo en grande mientras aprendes matemáticas?

Recursos para aprender sin darte cuenta: Existen además otras formas de que los más pequeños aprendan mientras se divierten, siempre que se elijan los contenidos adecuados. Animaos a disfrutar de películas (puedes trabajar, por ejemplo, diferentes valores con algunas de ellas), de una buena exposición en algún museo, de una divertida obra de teatro…

Y ahora, si queréis saber cuáles serán nuestras siguientes cinco propuestas ¡no dejéis de visitarnos el próximo lunes! ¡A las 9:30 siempre publicamos!

lunes, 28 de mayo de 2018

Tiempo de ocio en familia

Terminamos este mes dedicado al tiempo de ocio con la mejor de todas las propuestas. Todos la sabéis, pero no viene mal recordarla. La mejor actividad de tiempo libre que pueden tener nuestros alumnos es pasar tiempo con vosotros, haciendo lo que sea, pero ¿qué les podría hacer crecer más que pasar tiempo en familia?

Y para reforzar esta idea, hemos rescatado un vídeo que utilizó IKEA para felicitarnos unas Navidades. Así nos empapamos de nuevo de un poco de espíritu navideño, ¡que siempre es necesario!


Decir también, que este consejo es igualmente válido para nuestros adolescentes, quizás en lugar de pedir peluches, los adolescentes pidan móviles o videojuegos. Quizás no sepan verbalizar sus necesidades de cariño, como hacen los más pequeños en el vídeo, pero todos sabemos que necesitan pasar tiempo de calidad con vosotros, es lo que más necesitan, aunque a veces ni ellos mismos lo sepan. 

lunes, 21 de mayo de 2018

Las 7 actividades que tus hijos deben hacer fuera del colegio resumidas en un esquema

Sí, el judo, la pintura, la música o la danza están muy bien. Complementan todo lo que nuestro hijo aprende en el colegio y además le aportan muchos beneficios. Pero a veces (y parece ser que cada vez con más frecuencia) olvidamos esas actividades básicas, mucho más baratas y más enriquecedoras. Tal vez porque pensamos que es obvio, que son demasiado básicas... o porque simplemente no caemos en la cuenta de que son fundamentales para nuestros hijos.

Nos referimos a actividades tan necesarias para nuestros hijos como jugar ... o aburrirse. Pero hay más. Observa con atención este genial esquema con las 7 actividades básicas que tus hijos deben hacer fuera del colegio. ¿Las tendrás en cuenta?

Imprime y ten presente este genial esquema con las 7 actividades que tus hijos deben hacer fuera del colegio todas las semanas
Ya sea durante la temporada escolar o en vacaciones, estas son sin duda las mejores extraescolares a las que puedes (y debes) apuntar a tu hijo. La idea, que parte de la escuela Montessori, nos parece perfecta para imprimir y tener siempre presente. Porque a veces se nos olvidan las cosas básicas. Y porque sí, ante tanta información, y tanta oferta de actividades fascinantes para nuestro hijo, cada vez nos resulta más difícil centrarse en las cosas importantes. Sin desmerecer a la práctica de fútbol, danza, música o pintura, estas otras extraescolares son mucho más esenciales y mucho más baratas:

1. Participar en las tareas de la casa. No es una propuesta. Es prácticamente una obligación. Si los niños tienen derechos, también obligaciones. Y entre ellas está colaborar en casa. Pero es que además estas tareas no suponen ningún castigo para ellos, sino más bien de un premio. Está demostrado que los niños que participan en las tareas del hogar se sienten más valorados y son mucho más independientes, lo que contribuye en hacer crecer su autoestima y en mejorar la confianza en sí mismos. Se sienten parte importante de la familia y además experimentan lo que significa por primera vez la responsabilidad. 

2. Jugar. Jugar con papá, con mamá, con los hermanos. Jugar con los amigos, con los abuelos o los tíos. Jugar con primos y vecinos. Jugar en soledad, porque también se puede. Jugar, que significa además (no lo olvides nunca) aprender.


3. Ir o salir fuera de casa. Salir de paseo. Salir al parque, de excursión al campo o si se puede... ¡a la playa! Salir de excursión implica para el niño moverse, saltar, correr, descubrir, imaginar. 

4. Dibujar. ¿Sabes la cantidad de beneficios que tiene para un niño usar sus lapiceros de colores? No hace falta que tu hijo sea un Picasso, basta con que use su imaginación. Pintar hace que desarrolle su psicomotricidad fina, que centre su atención, que potencie su paciencia, que mejore su autoestima, que imagine, cree, fantasee... ¿Necesitas más razones para animarle a dibujar?

5. Leer. Si hablábamos de los beneficios de dibujar, no podemos más que rendirnos a las maravillas de la lectura. Leer para un niño supone abrir una puerta enorme hacia el aprendizaje. Los libros son transmisores de valores, de emociones, de vocabulario... Ayudan a los niños a desarrollar la memoria, la atención, la comprensión lectora. Y por supuesto, incentivan su imaginación. 

6. Aburrirse. Tendemos a pensar que nuestro hijo debe estar ocupado constantemente con algo. '¡Que no se aburra!'. Así que programamos su agenda con ciento de actividades, le ofrecemos miles de juguetes, encendemos la televisión, jugamos con ellos para llenar esos pocos minutos que les quedan libres... Gran error. Esos minutos (los minutos que le quedan libres) son los que debemos dejar precisamente libres. Para que se aburran. ¿Sabes por qué? Porque el aburrimiento es un generador de ideas fabuloso. Si dejas que tu hijo se aburra, estarás potenciando su creatividad, su capacidad para inventar e imaginar. ¿No te parece fascinante? 

7. Nada de tele, tablet ni aparatos electrónicos en 24 horas cada dos días. Bueno, y aquí llega la actividad más polémica y complicada de sobrellevar. Sí, para qué negarlo: hoy en día, la tablet y la televisión están presentes en la vida de los niños todos los días de la semana. Ya ni imaginamos cómo era la vida antes, ¿verdad? ¿Y si probamos? ¿Y si intentamos llenar un día entero con otras actividades 'no electrónicas'? ¿Qué pasará? ¡Intentémoslo!

Ya sabes, si tienes alguna duda sobre las extraescolares a las que deberías apuntar a tu hijo, oqué actividades puedes aprovechar para llenar sus días de vacaciones, observa durante un rato este esquema. ¡Y fuera dudas!

lunes, 14 de mayo de 2018

Rutas para hacer con niños por Asturias

Con la llegada del buen tiempo conocer los paisajes asturianos en familia puede ser la opción perfecta. Por eso os ofrecemos algunas de las mejores rutas para que los niños disfruten de la naturaleza de la región de una forma divertida y a la vez saludable: 

Senda del Oso 

Se puede hacer andando o en bicicleta, que suele ser la opción preferida de muchos excursionistas. Su recorrido, de 22 kilómetros, discurre siempre paralelo al río y atraviesa tres desfiladeros, siete puentes y una treintena de túneles. Es una ruta del todo segura, ya que todo el camino transcurre por firme asfaltado, con valla protectora e iluminación automática en los túneles largos. Cuando se pasa junto al cercado se puede ver alguno de los osos si se encuentran por los exteriores del recinto. 

También se puede visitar la Casa del Oso, perteneciente al Principado de Asturias, pretende ser el punto de encuentro y centro de información para todas aquellas personas que desean conocer el oso pardo. La Casa del Oso alberga la sede oficial de la Fundación Oso de Asturias. 

El Camín Encantáu 

El sendero se inicia en la localidad de la Venta (Llanes) Se trata de una ruta idónea para toda la familia. No conlleva grandes desniveles ni riesgos de ningún tipo y además está lleno de curiosidades ya que a medida que se avanza en el camino, se descubren las diferentes figuras 'encantadas'. Se trata de personajes de la mitología asturiana con sus correspondientes explicaciones para que los excursionistas se empapen de este tipo de cultura. Sin duda, una magnífica oportunidad para adentrarse en la naturaleza más autóctona y sentir su verdadero sentido ancestral. 

Costa de los Dinosaurios

Los dinosaurios suelen llamar la atención de los niños y qué mejor manera que conocer un poco más de su historia haciendo una ruta y ver las huellas que dejaron en Asturias. Se conoce como 'Costa de los Dinosaurios' al sector litoral comprendido entre las localidades de Gijón y Ribadesella y caracterizado por la abundancia de huellas y restos óseos de dinosaurios y otros reptiles jurásicos. A lo largo de este tramo de costa pueden visitarse nueve yacimientos de icnitas de dinosaurios, localizados en los concejos en Villaviciosa, Colunga y Ribadesella. 

Para completar la jornada, además, se puede visitar el Museo del Jurásico de Asturias afincado en Colunga donde parece que los dinosaurios cobran vida. Allí se muestra la evolución de la vida en la Tierra desde sus inicios hasta la llegada del hombre, haciendo especial hincapié en el Mesozoico, más conocido como era de los dinosaurios. 

Ruta del Alba 

Es uno de los recorridos más asequibles y hermosos que pueden emprenderse por la naturaleza asturiana. Discurre paralela al río Alba por un antiguo camino de pastores y arrieros que comunicaba Sobrescobio con el vecino concejo de Aller; posteriormente esta vía sirvió para la evacuación del hierro procedente de la mina Carmen, en pleno monte de Llaímo. 

Ruta por el Desfiladero las Xanas 

En el corazón del centro de Asturias se encuentra este magnífico desfiladero. Fue declarado Monumento Natural por el Principado de Asturias, en abril de 2002. Es una de las mejores elecciones como ruta de iniciación para pequeños y mayores por su escasa dificultad. 
El trayecto, de 8 kilómetros por el concejo de Santo Adriano, se hace en tres o cuatro horas (ida y vuelta) y no tiene mucho desnivel. La senda fue tallada en la roca, en un antiguo proyecto para conectar los pueblos de Pedroveya, Rebollada y Dosango con el valle del Trubia. En nuestro caminar hacia Pedroveya, iremos atravesando varios túneles esculpidos en la piedra. 

Ruta circular por los Lagos de Covadonga 

En Cangas de Onís, en el corazón de los Picos de Europa hay infinidad de rutas, incluyendo muchas de alta montaña, pero esta circular, a pesar de su sencillez y poca longitud, es una buena opción si queréis conocer un poco más el entorno de los lagos, más allá de la típica visita en coche. Está señalizada en todo momento con marcas de color amarillo y blanco. Parte del aparcamiento de Buferrera, hacia el Mirador del Príncipe, Las Minas, el lago Ercina, El Hayedo Palomberu y la Vega de Enol. 

Fuente: ELCOMERCIO.ES 

lunes, 7 de mayo de 2018

Actividades en el tiempo libre

En ocasiones, como padres, tíos/tías, padrinos/madrinas o familiares nos preguntamos qué hacer en el tiempo libre con los niños, podemos buscar actividades juntos, que les motiven y que nos gusten a nosotros como adultos. 

Sin embargo hagamos lo que hagamos es importante procurar no modificar demasiado sus horarios. No nos damos cuenta que les acostamos más tarde, les levantamos más tarde, comen más tarde… el cambio de rutinas cuando son muy pequeños lo notan mucho. 

Muchas veces pensamos que no se portan igual en casa que en la escuela, eso es cierto; en casa, hay otros roles y es normal que los niños se comporten de forma diferente. Sin embargo, hay veces, que les notamos irascibles, como rabiosos… es simple, cambio de rutinas. Os aconsejamos disfrutar juntos del tiempo libre, pero en sus horarios más que en los nuestros. 

Por otro lado, podemos encontrar un sinfín de oportunidades para vuestros niños, un espacio de ocio constructivo, educador y potenciador de las cualidades del individuo. Y aquí os ofrecemos algunos ejemplos: 

Fuera de casa 

- Salidas a espacios naturales: Los parques, plazas, paseos y playas, son un entorno potencial de disfrute y aprendizaje familiar. Es importante que los pequeños aprendan a participar del tiempo de ocio de los padres y madres. Es positivo buscar lugares comunes de disfrute, no sólo instalaciones infantiles, lugares que promuevan el intercambio y que provoquen preguntas en el niño. 

A veces nos limitamos a cumplir la función de cuidadores cuando salimos de casa, pero podéis aprovechar éstas salidas eligiendo espacios diferentes que os relajen y os hagan disfrutar tanto a los mayores como a los pequeños: un paseo por la playa, o por el monte, un día de cálido otoño, será para vuestros hijos un gran descubrimiento. Preguntas, curiosidad, olores, diversas texturas al alcance de la mano… 

Elegir lugares donde puedan experimentar bajo vuestra cariñosa y atenta mirada: ¿cuánto me puedo separar de mis padres sin que me llamen?, ¿ésto pincha?, ¿qué es eso que suena?,…la hierba está hecha de diferentes plantas… ¿cuántos tipos de árboles hay? 

Disfrutar de poder descubrirles el mundo. Cada pregunta será una oportunidad para conocer a vuestros niños y plantear cuestiones más profundas, incluso podéis intentar corregir algún mal hábito o conducta jugando con ejemplos que sean claros para ellos, recordar que suelen comprender muy bien las enseñanzas de las fábulas y cuentos. 

“Cacería de especímenes”: mientras disfrutéis de éstos espacios naturales podéis proponer un juego muy sencillo. Consiste en convertiros en investigadores y capturar diferentes especímenes que estén a vuestro alrededor. Haréis una lista de cosas que tienen que ser encontradas: dos hojas rojas, una piedra marrón, una concha blanca, 5 palitos diferentes…, al llegar a casa podéis clasificarlas, pegarlas, hacer un collage o guardarlas como recuerdo de un día divertido. 

Recordad que también hay un tiempo para descansar, para relajaros, escuchar sonidos, y observar en calma lo que os rodea. El tiempo de descanso es fundamental en una tarde de ocio, y os enseña a estar en compañía comprendiendo que hay un momento para cada cosa. 

- Salidas culturales: Un aspecto a tener en cuenta es no limitaros por el hecho de tener un niño en edad infantil, podéis acudir con ellos a museos, conciertos, teatro, danza, etc. Será una experiencia inolvidable. 

No es necesario que el pequeño comprenda todo lo que sucede. Podéis explicarle qué es lo que vais a hacer y cómo para que pueda anticiparse a los acontecimientos y reducir el estrés que le provocan las nuevas situaciones. 

Estad atentos y darles la opción de retiraros si veis que la experiencia no es de su agrado: el ruido le molesta, las caras le asustan…, no hay que forzar éste tipo de vivencia, sólo hay que habilitar que suceda. 

Simplemente posibilitar el conocimiento de diversos ámbitos, de personas distintas, de diferentes ambientes sociales, harán que vuestros hijos crezcan interesados por un mundo que les ofrece un sinfín de oportunidades.
Abrid su abanico de conocimientos, ofreciéndoles oportunidades para descubrir sus propias capacidades, acompañándoles en el proceso de descubrimiento de todo lo que les rodea, y a su vez utilizar éstos momentos para educar en los valores que consideréis importantes. 

“La magia de la memoria”: Al llegar a casa podéis investigar cómo fue la experiencia planteando un dibujo de lo que más les ha gustado o lo que no, ¿qué les causó más sorpresa? o ¿susto?, qué les gustaría cambiar… 

Y si todas estas actividades podéis hacerlas en compañía de otros niños de la familia o amigos aún mejor; ya que a veces los pequeños sólo se relacionan con sus iguales en la escuela. Es enriquecedor para ellos poder conocer e interactuar con otros niños de diferentes edades. 

- En casa: Estimular a vuestros hijos es importante, recordar también que aprenden más de lo que hacemos que de lo que decimos, y por esto el ambiente que tengamos en la casa es fundamental en su aprendizaje. Libros a su alcance, música, y un espacio de juego propio dónde liberar su imaginación. Los pequeños también deben aprender a jugar solos, a nutrir su tiempo libre de su propia inventiva, más allá de la tv, o juegos interactivos.
Materiales como pinturas, folios A3, plastilina, módulos de construcción, son imprescindibles en el espacio de juego. Una forma de activar su imaginación es por medio del “Gran Cajón de Tesoros”, les dará oportunidades para buscar sus propias maneras de estimularse, jugando con ellos mismos, sin el constante llamado de atención a los padres. 

“El Gran Cajón de Tesoros” consiste en una simple caja de cartón o del material que prefieran, donde ir guardando tesoros que vayan encontrando, sin incluir juguetes tradicionales: piñas, castañas, conchas, distintos objetos de diferentes materiales, una cuchara, un botecito de plástico, frasco de perfume, rollo de papel, latas cerradas conteniendo arroz, judías o pequeñas piedras, colador de té, tapaderas, timbre de bicicleta, cazo, llavero, cencerro, campanilla, trompeta… etc. 

La multiplicidad de objetos heterogéneos con los que jugar y crear asociaciones nuevas y diferentes, estimulará su capacidad de concentración, la creatividad, disposición y aptitud para aprender solo e investigar un mundo más pequeño pero no menos complejo. 

Cocinar con ellos en casa es otra forma de implicarnos en su tiempo de ocio y enriquecer la comunicación con vuestros hijos. 

Disfrutar, reír y volver a experimentar esa primera vez es descubrir algo, pero ahora es la ocasión de vivirlo en vuestros hijos. 

lunes, 30 de abril de 2018

Educar a los niños en el respeto por el medio ambiente


En el siguiente artículo, realizado por la psicóloga infantil María del Mar García Orgaz, podemos encontrar un buen estímulo en el que encontrar algunas ideas acerca de como transmitir a nuestros hijos el amor y respeto por el medio ambiente., por nuestra casa que con frecuencia le damos la espalda y le causamos daños que, en ocasiones, son irreparables 

Os animo a que lo leías con atención y con intención de contribuir a mitigar el daño y a hacer de este, nuestro jardín, un frondoso lugar en el que las futuras generaciones puedan sentirse agradecidas por el regalo que le hemos legado. 

Cómo educar a los niños en el valor del cuidado a la naturaleza 

Sin duda, uno de los valores que los adultos podemos inculcar a nuestros niños es el cuidado del medio ambiente. Puesto que todos los seres humanos formamos parte de un ciclo evolutivo y ocupamos un puesto transitorio en la vida, todos somos responsables del futuro, ya que nuestros antecesores han depositado en nosotros la esperanza en la continuidad. 


Enseñar a los niños a cuidar la naturaleza

Una de las maneras de introducir la responsabilidad por la continuidad de las especies y por la conservación de la naturaleza es dar a los niños una visión cósmica del universo, de la Tierra, siempre de modo accesible para su edad. 

Hablarles de un eje del tiempo, de manera que conozcan el pasado y se identifiquen con él: por ejemplo, con los fundadores de nuestra ciudad o de nuestro pueblo y, después, conducirlos a imaginar cómo les gustaría que fuera en el futuro su ciudad o su pueblo y llevarlos a plantearse qué pueden ellos hacer para lograrlo. Así entenderán que el futuro de sus hijos y de sus nietos depende del papel que ellos desempeñen en el presente. 

Hay muchas ocasiones para abordar de forma concreta y cercana el tema de la ecología, ya que los niños ven continuamente en la televisión noticias que aluden a atentados contra el medio ambiente. Noticias que a algunos pue­den parecer ajenas y que, sin embar­go, son oportunidades valiosas para relacionarlas con el consumo racional en nuestra propia casa. El hundimiento de un petrolero puede ser la ocasión, por ejemplo, para hablar con nuestros hijos sobre el uso de bolsas de plástico reutilizables, la compra de cristal retornable y el uso responsable de los diferentes contenedores y de los puntos limpios. 

Un incendio provocado en un bosque nos puede dar la oportunidad de educar a los pequeños en el consumo racional de papel, en la reutilización de papel y cartón en sus trabajos manuales, en el reciclado y en la protección del monte, por ejemplo, no arrancando el musgo. 

Y, ya fuera de casa, tratar el tema del uso del transporte público y de no tirar basura en la calle o en la naturaleza durante las excursiones o las estancias en la playa. A pesar del indudable atractivo que los animales tienen para los niños, también conviene hacerles comprender que no se debe tener como mascotas animales pertenecientes a especies protegidas o en peligro de extinción. 

Los niños tienen una concepción distinta a la nuestra del espacio-tiempo, de manera que esta responsabilidad les resultará motivadora, e incluso divertida, si se la presentamos como poder «bueno» sobre el entorno y el futuro. Así, les costará poco asumir la reducción del consumo de agua en su aseo personal, y el ahorro mediante hábitos sencillos como cerrar un grifo o apagar una luz innecesaria. 

Evidentemente, la ecología no es sólo una cuestión de los gobiernos, sino también de cada uno de nosotros porque, si tienen continuidad, los pequeños gestos se convierten en grandes acciones. Pero la educación en ecología es más difícil para los adultos que para los niños, ya que, en la práctica, resulta más complicado cambiar hábitos que adquirirlos. Los niños copian, sin cuestionárselo, y enseguida automatizan. Los adultos, en cambio, tenemos que incorporar ciertas costumbres, pensar antes de actuar y rectificar en muchas ocasiones. El respeto por la naturaleza es una cuestión de actitud en lo cotidiano. Adoptar esta actitud es asumir el deseo de ofrecer a nuestros herederos en la Tierra un mundo saludable. 


lunes, 23 de abril de 2018

Cómo enseñar a los niños a respetar el Medio Ambiente

Es necesario que los niños adquieran hábitos positivos en lo que se refiere a la naturaleza, como por ejemplo:

- No ensuciar ni contaminar los ríos, lagos, embalses, campos, montañas,... No echar basura al suelo.

- Utilizar el agua con moderación, tanto en la hora del baño, o de lavar las manos, etc.

- No hacer daño a los árboles, ni a los animales. Es necesario respetar el bien común.

- Reciclar y reutilizar lo que ya no nos sirve, en lugar de desechar. Los niños pueden transformar un simple tarro o envase de algún producto, en un juguete, etc. Debemos enseñar a los niños la importancia de reciclar.

- Tener respeto y contacto con la naturaleza, para conocer sus cualidades.

- Plantar, sembrar, regar y cuidar una planta o un huerto casero si es posible.

- Visitar bosques, granjas, jardines botánicos...

- Ver, siempre que sea posible, vídeos sobre la vida en los mares, montañas, etc. Es imprescindible que los niños aprendan, de una forma natural y divertida, el valor que tiene el agua, la tierra, el aire...

En el entorno familiar se puede ejercer un importante papel en este sentido. Debemos, sobretodo, dar ejemplos. Los niños nos imitan en lo bueno y en lo malo. Jamás hay que 'bajar la guardia' en este sentido.



Día de la Tierra y los niños

Una conciencia común sobre los problemas de la contaminación, de la conservación de la biodiversidad, y otras preocupaciones ambientales, no se despierta solo en un día, es necesario enseñar e inculcar en nuestros hijos la necesidad de cuidar y respetar el planeta desde que son muy pequeños, y día tras día.

Una buena ocasión es celebrar el 22 de abril el Día de la Tierra. Aprovechemos la festividad para enseñar a los niños que la buena salud de la Tierra depende mucho de nuestras actitudes frente al medio ambiente.

Fuente: Guíainfantil.com



lunes, 16 de abril de 2018

“Nos vamos de excursión con la familia al campo o montaña y queremos que nuestros hijos vivan y aprendan a cuidar el entorno"

El tiempo de ocio puede convertirse en un instrumento de valor incalculable cuando podemos hacer de él una experiencia familiar en la que nuestros hijos, en un contexto lúdico y afectivo, pero también de aprendizaje, descubren los secretos del medio natural que nos rodea y aprenden a respetarlo, disfrutarlo y cuidarlo. 

En una pequeña excursión familiar, regalamos a nuestros hijos un inmenso crisol de sensaciones que despiertan todos sus sentidos, le damos la oportunidad de sentirse parte de la vida en su sentido más amplio y primario, les revalorizamos ofreciéndoles la oportunidad de sentirse agentes protagonistas en el cuidado y mantenimiento de algo tan bello y necesario para la vida, para el ser humano, para las futuras generaciones. 

En esta dirección podéis encontrar algunas ideas sobre cómo enseñar a vuestros hijos normas básicas de respeto a la naturaleza: 

https://www.colectivotandem.com/la-importancia-de-cuidar-y-respetar-la-naturaleza/

lunes, 9 de abril de 2018

Todos hablan de dejarle un mejor planeta a nuestros hijos. ¿Por qué nadie intenta dejar mejores hijos al planeta?

El tema elegido para este mes es cuidar el medio ambiente, o mejor dicho, el tema de este mes es cuidar de nosotros desde fuera, recordando el pasado y mirando al futuro.

Seguro que todos habéis escuchado o leído mucho sobre como cuidar al planeta, pero ¿realmente estamos cuidando de nuestra "querida" Tierra? ¿Nos lo tomaríamos más en serio si fuésemos plenamente conscientes de que estamos cuidando de nosotros? ¿O acaso no somos nosotros los que enfermamos y entristecemos con todo lo que está ocurriendo? 

Por ello, desde el blog de Familia y Escuela queremos proponer un punto de vista distinto. Queremos animaros a empezar a hacer un cambio hoy, pero un cambio optimista, pues cada gesto que hagáis tendrá una repercusión positiva en el futuro. Y es necesario hacerlo ya.

¿Qué os parecería empezar evitando los plásticos (no reciclarlos, sino reducirlos al máximo)? Podéis plantearlo en la familia como un reto divertido, ¿cómo se os ocurriría sustituir las pajitas de beber? ¿y el plástico transparente de los bocadillos? ¿os atreveríais a decir adiós a los yogures en recipientes de usar y tirar? Contadnos los cambios que se os ocurran y no dudéis en dejar vuestras preguntas de cómo hacerlo. Si nosotros no sabemos responderlas seguro que otras familias podrán ayudar.

Y sobre todo, no olvidemos:

lunes, 26 de marzo de 2018

"No llores, pareces una niña"

No queríamos terminar el mes sobre la igualdad de género sin hablar de esta frase que ocupa el título de hoy. 

¿Qué os parece a vosotros? ¿La seguís escuchando? Nos encantaría saber vuestra opinión, porque la verdad es que nosotros no la dejamos de oír y nos preocupa. Nos preocupa porque la repiten en películas, en series, en programas de televisión, en videojuegos, también en libros, en canciones, en la calle... ¡estamos rodeados de frases como esta! Por eso, es muy importante que sepamos que están ahí, que identifiquemos el daño que hacen y después educar conjuntamente a nuestros alumnos, a vuestros hijos, con la esperanza de que nuestra voz suene mucho más fuerte que todas las citadas anteriormente.

Queremos que nuestros niños sean libres de llorar, de abrazarse, de quererse, de ser sensibles, de ser ellos mismos. Queremos que no los comparen con las niñas, porque en la educación que defendemos los niños y las niñas no están compitiendo, están haciendo algo mucho más importante, están cooperando. Solo así podremos avanzar y ser felices. 




lunes, 19 de marzo de 2018

CUENTO “LA PRINCESA CARLOTA Y SU DRAGÓN MASCOTA”


(Personaje inspirado en “La Princesa Listilla” de Babette Cole, Ed. Destino). Autoras: Marisa Rebolledo Deschamps y Susana Ginesta Gamaza (Equipo Ágora)

La Princesa Carlota no es una princesa corriente de esas que aparecen en los cuentos. Ella es la Princesa del País de los Cuentos al Revés, un país donde todo es diferente y las princesas no sueñan con un príncipe azul, sino con viajar y ser astronautas. Carlota es una princesa muy divertida, le encanta jugar con los animales, correr por el bosque, subirse a los árboles y sobre todo pasar horas y horas jugando y divirtiéndose con sus amigas y amigos. Ella no espera al príncipe mientras limpia el castillo, sino que se dedica a viajar, a tener aventuras y a conocer sitios nuevos. Todo esto no vayáis a pensar que lo hace solita, ¡qué va!, ella siempre va acompañada de su mascota preferida, el Dragón Buba. Buba tampoco es un dragón corriente. Es tímido, algo miedoso y bueno como un trozo de pan. Un día cuando era pequeñito tosió algo de fuego, tal y como hacen los dragones de los cuentos, pero al pensar que el fuego podía hacer mucho daño decidió arrojar por sus fauces, a partir de ese día, pompitas de jabón. Cuando Buba está contento, el País de los Cuentos al Revés se llena entero de pompas de jabón gigantes. Carlota siempre fue una niña divertida y valiente. Desde que era pequeña le encantaba jugar subiéndose a los árboles, montar en bicicleta y echar carreras con sus mascotas gigantes; babosas del tamaño de elefantes y sapos de todos los colores. Siempre decía que de mayor quería ser astronauta y por eso se pasaba las noches acostada en la barriga de Buba mirando las estrellas. 23 Guía didáctica para madres y padres Pero Carlota se hizo mayor y llegó a esa edad en la que muchas muchachas empiezan a tener novio. A ella no le preocupaba este tema porque había decidido no casarse de momento, necesitaba el tiempo para viajar, vivir aventuras con su dragón y prepararse para ser astronauta. Pero al Rey y a la Reina esa idea no les hacía tanta gracia. Todas las mañanas se levantaban con preocupación pensando 24 Siete rompecuentos para siete noches que Carlota se iba a quedar soltera de por vida. Entendían que las Princesas tenían que terminar sus cuentos casándose y no conocían el caso de ninguna que hubiera decidido ser astronauta y vivir su vida de manera independiente. Sus padres, el Rey y la Reina, no paraban de repetirle que tenía que encontrar un marido para poder reinar: -¡Carlota! Déjate ya de tanto animalito y búscate un maridito -le repetían el Rey y la Reina una y otra vez. -Lo que de verdad me gusta es vivir en el castillo con mis mascotas y hacer cosas divertidas y estudiar para ser astronauta. Yo no quiero casarme, todavía me quedan muchas cosas que ver y aventuras que vivir. -Esta chica no entra en razón… algo debemos hacer… Así que el Rey y la Reina, a la semana siguiente, fueron muy temprano a los aposentos de Carlota para despertarla: -Venga Carlota levántate, que hemos preparado una gran sorpresa para ti ¡Así que ponte muy guapa! Celebraremos una fiesta. Carlota emocionada se levantó de un salto, se puso su mejor vestido y abrió la ventana para contemplar el hermoso día que hacía… pero para su sorpresa, lo que Carlota vio fue a una gran fila de príncipes esperando a ser elegidos para convertirse en su esposo: -No me puedo creer que me hayáis hecho algo así cuando sabéis muy bien que yo no quiero casarme… y ahora no puedo decirles que se vayan porque sería de muy mala educación. La princesa se puso a pensar, hasta que se le ocurrió una gran idea: aquel que quisiera casarse con ella, debería superar una prueba. Pero claro, estas pruebas serían muy duras, para que así ningún príncipe las superara y Carlota pudiera seguir soltera y tan feliz en su castillo. De este modo comenzó la fiesta Carlota se presentó entre todos los príncipes y explicó sus intenciones. Muchos de los príncipes decidieron regresar a su palacio, pues sus motivaciones no se acercaban en absoluto a la de buscar esposa. Otros tantos se mostraron atemorizados y prefirieron no participar, pero de entre todos los príncipes quedaron cinco deseosos de enamorar a Carlota. Optaron 25 Guía didáctica para madres y padres por dar su consentimiento y decidieron por tanto presentarse a las pruebas. El primero que se atrevió a pasar por las pruebas de Carlota fue el Príncipe Margarito, que era un chico muy amable, tierno, educado y un gran amante de la naturaleza. Tanto le gustaba que en su palacio tenía un gran jardín repleto de cientos y cientos de flores preciosas, algunas muy extrañas, que cuidaba y regaba con mucho cariño. Como Margarito era un príncipe sensible y tierno al que le encantaban las flores y las plantas y se había especializado en sus olores, formas y colores, Carlota, impresionada por su afición, decidió mandarlo a su jardín encantado con una cesta llena de comida para que buscara a sus “pequeñas babosas” y les diera su almuerzo. El Príncipe Margarito agarró la cesta con entusiasmo y se adentró en el jardín encantado. Iba buscando, con la mirada clavada en el suelo, a las babosas de Carlota, imaginando que serían diminutas, cuando de pronto, su cabeza chocó con una viscosa y pegajosa “cosa” verde. Margarito levantó la mirada y cuál fue su sorpresa cuando descubrió que las babosas de Carlota no eran del tamaño que él imaginaba… ¡eran gigantes! Margarito salió corriendo horrorizado y poseído por un miedo insoportable, se asustó tanto al ver el tamaño de los “animalitos” que 26 Siete rompecuentos para siete noches comenzó a llorar sin encontrar consuelo en ninguna de las aclaraciones que le hacía Carlota: - Margarito, tranquilo, si no hacen nada, son buenas y no muerden. El Príncipe Margarito se marchó desconsolado de la fiesta, pero Carlota aprendió algo muy importante, y es que los príncipes también pueden sentir miedo… no todos son valientes. El siguiente fue el Príncipe Danzarín, que era un chico muy inquieto al que le encantaba pasarse el día cantando, bailando y haciendo piruetas. Así que Carlota le propuso lo siguiente: “Si consigues bailar sobre patines durante 24 horas seguidas sin parar ni un solo segundo, me casaré contigo”. Entonces el Príncipe Danzarín se puso a bailar muy animado y feliz… y así estuvo 1 hora, 2 horas, 3 horas… Y ya no bailaba tan animado, porque Danzarín estaba cansado y le dolían los pies y la espalda. Llevaba 7 agotadoras horas bailando sin parar cuando de repente comenzó a ponerse de color rojo, morado, azul, verde, amarillo y de todos los colores. Entonces se desplomó en el suelo muerto de cansancio y quejándose de dolor: “¡¡ Ayyy mis riñones… ayyy mis pies!!”. Y Carlota aprendió que los chicos también se cansan, sienten dolor y no siempre tienen porqué ser fuertes. El próximo fue el Príncipe Oscar, al que le encantaba ir siempre muy limpio e impecable y además era un gran jinete y le encantaba presumir de su buen gusto y buenas maneras mientras montaba en sus también limpios e impecables corceles. Entonces Carlota, como prueba para casarse con ella, le propuso que domara a su caballo. Pero el caballo de Carlota era indomable y nadie nunca había conseguido montarse en él. El Príncipe Oscar, con mucho cuidado (para no mancharse) entró en el establo donde se encontraba el indomable caballo de Carlota y en su intento de domarlo, lo único que consiguió fue que el caballo de una coz le tirara de cabeza contra el fango, manchándole toda la ropa. El príncipe al verse lleno de lodo se enfadó muchísimo porque no soportaba estar sucio, y así Carlota aprendió que a los chicos también les gusta arreglarse y estar guapos, aunque la princesa le explicó a Oscar que no pasa nada por ensuciarse y que debía disfrutar y jugar y no estar pendiente únicamente de que la ropa estuviera intachable. 27 Guía didáctica para madres y padres Una tarde Carlota conoció al cuarto príncipe, al Príncipe Maderucho. Era un muchacho simpático y alegre, aunque algo arrogante. Presumía de cortar con su hacha los troncos más fuertes y rígidos de todos los que encontraban en los bosques, buscaba árboles grandes y altos y sin pensarlo los talaba. Así que Carlota tras observar atentamente a Maderucho decidió retarle con la siguiente prueba: -Maderucho, tendrás que ir a mi bosque mágico y allí buscarás el árbol 

más fuerte, cuando lo encuentres tala un trozo de su tronco y tráemelo a palacio. Maderucho emprendió su marcha y provisto de su hacha se adentró en el bosque para comenzar a buscar el árbol más robusto. De lo que no era consciente el príncipe, es que en el bosque de Carlota los árboles son diferentes, allí cuando uno de estos está cansado por ejemplo de tomar el sol, levanta sus raíces del suelo y se cambia de sitio. Sí, los árboles andan, y no sólo eso, también son capaces de hablar. Carlota decidió ir detrás de Maderucho, para ver la reacción de éste cuando descubriera que los árboles estaban “tan vivos”. 28 Siete rompecuentos para siete noches Enseguida Maderucho encontró el árbol más alto y fuerte, situado en el centro del bosque. A primera vista parecía un árbol normal, pero qué sorpresa se llevó éste cuando al levantar su hacha notó cómo algo en la cabeza le golpeaba para llamarlo: -¿Qué será esto que siento en mi cabeza? -pensó Maderucho-. ¿Será una rama que se ha caído, o una hoja quizás? Pero el árbol volvió a golpearle. Maderucho levantó la mirada y cuando vio al árbol que se movía como una persona se quedó quieto como una estatua: -¿Qué haces con ese hacha? -preguntó el árbol- ¿no me querrás talar, verdad? -Maderucho asustado contestó- No, sólo quería coger un trozo de madera. -¡Un trozo de mi tronco! ¡Estás loco!, ¿sabes el daño qué eso me hace?, es como si cortaras un trozo de mi barriga, ¡ni se te ocurra! -gritó el árbol. Maderucho se puso a pensar en todos los árboles que había talado antes, y de pronto una pena horrible se apoderó de él. Tanta era esa pena que Maderucho se puso a llorar y aunque Carlota intentó consolarle no hubo manera de que parase. Carlota aprendió que los chicos también lloran. El Príncipe Maderucho estaba avergonzado porque una chica le había visto llorar pero la princesa le explicó que chicos y chicas tienen sentimientos y sienten miedo y no es malo demostrarlo. Y tras esto, el Príncipe Maderucho volvió a su reino para cuidar de sus bosques y sus árboles. El último príncipe que accedió a superar las pruebas de Carlota fue el Príncipe Canijín, un chico muy simpático y alegre al que le encantaba viajar y divertirse. Al verle tan delgadito, Carlota pensó en su prueba y tuvo una idea. Le pediría a Canijín que acompañara a sus padres, el Rey y la Reina, de compras. Pero el Rey y la Reina solían hacer grandes compras, porque tenían poco tiempo, así que cuando iban a comprar lo hacían para todo el año. Canijín al principio cargaba sin problemas todos los paquetes pero cuando ya llevaba tres pares de zapatos, dos pamelas, kilos de peras y manzanas y varias cajas de leche, decidió pararse. Estaba horrorizado de todas las cosas que compraban y de cómo le hacían cargar. 

Con firmeza decidió soltar las cosas y con voz tajante afirmó: 29 Guía didáctica para madres y padres -Bueno, bueno, bueno, ¿pero esto qué es? Yo ya no puedo más, todas estas cosas pesan muchísimo y yo no soy un príncipe fuerte precisamente. Estoy cansado y además pienso que no es justo que yo cargue con todo mientras el Rey y la Reina van con las manos vacías. No es justo eso, como tampoco lo es que una princesa me tenga que poner pruebas para casarme con ella, nos casaremos si estamos de acuerdo los dos y ya está, y si alguno no quiere tampoco pasa nada por quedarse soltero o soltera, ¿verdad Carlota? Carlota no podía creer lo que el Príncipe Canijín estaba diciendo. Por fin encontraba a alguien que estaba de acuerdo con ella. Y lo mejor de todo, Carlota estaba radiante de felicidad porque había demostrado a sus padres que no era necesario que una princesa se casara y que todos los príncipes no tenían porque ser valientes y fuertes. Con Margarito habían aprendido que los chicos también sienten miedo, con Danzarín que también se cansan y con Maderucho que pueden sentir pena y llorar, con Oscar que les gusta estar guapos y con Canijín que no siempre son fuertes. El Rey y la Reina comprendieron por fin que existen princesas que se casan y otras que no, entendieron que las dos opciones son buenas siempre que ellas sean felices. Lo importante es que cada princesa elija su opción libremente y termine su cuento donde y con quien más les apetezca. Pero ¿sabéis una cosa? Canijín y Carlota se hicieron muy amigos. Pero Canijín era un príncipe algo miedoso y le asustaban las noches de tormenta. Cuando esto sucedía, Carlota le invitaba a hacer un juego para ahuyentar el miedo a la tormenta. Desde entonces Carlota es la Princesa del País de la Igualdad, un país donde todos y todas pueden hacer las mismas cosas, donde se juegan con los mismos juguetes y se comparten los colores. Es un país en definitiva, donde todas las personas tienen los mismos derechos y deberes.

Fuente:
Siete rompecuentos para siete noches Guía didáctica para una Educación  No Sexista dirigida a madres y padres.
Edita: Dirección General de la Mujer. Vicepresidencia. Gobierno de Cantabria Derechos de reproducción de la obra completa: Dirección General de la Mujer. Vicepresidencia. Gobierno de Cantabria Autoría: Marisa Rebolledo Deschamps con la colaboración del Equipo Ágora Dirección General de la Mujer. Vicepresidencia. Gobierno de Cantabria Ilustraciones: Mónica Carretero Sáez Diseño y maquetación: Mariola Moreno López (delao.es) Imprenta: Imprenta Calima Depósito Legal: sa-xxx-2009

lunes, 12 de marzo de 2018

La coeducación aplicada a los cuentos


Todas las niñas y niños tienen la necesidad de jugar y de divertirse, bien a través de juguetes, bien a través de cuentos. De esta forma, satisfacen su necesidad de moverse, curiosear, crear, relacionarse, expresarse, intercambiar vivencias, acciones y pensamientos.

Al mismo tiempo, los juegos, juguetes y cuentos son instrumentos que socializan, inculcan ideas, creencias, valores sociales, expectativas, necesidades, ofrecen modelos de actuación, enseñan a solucionar conflictos, esbozan un mundo mágico y proporcionan una fuente de imaginación y creación. Todos estos elementos influyen profundamente en la construcción de la personalidad e identidad de las personas en sus primeras etapas de vida. Por ello, debemos ser conscientes del importante papel que desempeñan  juegos, juguetes y cuentos en el desarrollo de niñas y niños, hijas e hijos.
“La coeducación aplicada a los cuentos” Es una guía dirigida principalmente a madres y padres y  aquellas personas que tienen a su cargo el cuidado de niñas y niños, tanto en el ámbito familiar como fuera de él. Tiene el objetivo de mostrar nuevos modelos de hombres y de mujeres, construyendo historias en torno a valores como la igualdad, la justicia o la paz que sirvan de referencia a niñas y niños, apoyando su desarrollo.

El público destinatario de los cuentos son niñas y niños de edades que corresponden con la Educación Infantil (de 3 a 6 años) y primeros ciclos de la Educación Primaria (de 6 a 12 años).

En la guía encontramos siete cuentos para siete noches, es decir, “rompecuentos” alternativos a los cuentos tradicionales para contar a nuestros hijos e hijas antes de dormir:

• La Princesa Carlota y su dragón mascota
• El Lobito Caperucito.
• La Bella Bestia.
 El Príncipe Ceniciento.
• Tarzana.
Blancanieves y los siete alienígenas.
• Buba, el dragón mascota de la Princ.

Fuente:

Siete rompecuentos para siete noches Guía didáctica para una Educación  No Sexista dirigida a madres y padres.

lunes, 5 de marzo de 2018

La importancia de la educación sin distinción de género


La actitud sexista aún está muy patente entre los más jóvenes. Para prevenir actitudes discriminatorias es básica la educación para la igualdad desde la primera infancia y ser un modelo positivo de conducta. 

A pesar de todo, la mayoría de los jóvenes aseguran que, pese a estar informados de las campañas de sensibilización contra los maltratos o este tipo de actitudes, no lo trasladan a su vida diaria.
Para ello os dejaremos unas claves para evitar estas actitudes sexistas y así poder influenciar en su futuro comportamiento. 


Es importante conocer que la influencia y educación de los padres y del centro es uno de los principales factores para que el niño adopte una actitud más tolerante y respetuosa, menos discriminante hacia el otro sexo y más igualitaria.
A continuación, presentamos algunos de los factores que ayudarán a educar a los niños en la igualdad:

·         Repartir las labores del hogar. Son el ejemplo más paradigmático. Si desde pequeño se inculcan que el hogar y las tareas que conlleva es responsabilidad de todos, le será más complicado observar diferencias de género. Esto adquiere especial peso en un mundo en el que las responsabilidades laborales suelen estar repartidas a partes iguales entre padre y madre.


·         Expresar los sentimientos. Debe ser percibido como algo totalmente individual y natural, que depende de la persona y no del sexo. El tópico de que los hombres no deben llorar en público aún está muy extendido y ayuda a fomentar la actitud discriminatoria. Si un niño ve que sus padres expresan sentimientos con libertad lo percibirá como un signo de igualdad.


·         Evitar el lenguaje sexista al hablar. Muchas veces pueden hacerse comentarios sexistas o emplear palabras de desprecio hacia el sexo opuesto, incluso sin caer en la cuenta de ello. Es una actitud a evitar, puesto que los niños tienden a imitar cualquier cosa que hacen o dicen sus padres.


·         Elección de las actividades extraescolares. No trabajes con el supuesto de que los chicos vayan siempre a hacer deportes y que las chicas van a elegir danza y música. Todas las actividades son adecuadas para todos, y es algo que sólo depende de los gustos y de la vocación de cada persona.

·         Juguetes. Una de las fuentes de discriminación que parecen más inofensivas. Existe el peligro de que los pequeños entiendan que tienen asignados unos roles. A la hora de jugar, todos pueden usar libremente todos los juguetes. De hecho ello les permitirá también el desarrollo de su imaginación y de su creatividad.

Además de los factores citados, ten siempre presente el fomento del espíritu crítico entre los hijos. Cualquier estímulo (el cine, los medios de comunicación, etc.) puede ser aprovechado para que los pequeños vayan entendiendo, poco a poco, que la realidad es mucho más compleja.

Por último, os dejamos los enlaces de unas guías que os explican un poquito mas en profundidad como abordar el tema desde diferentes edades y juegos para poder llevarlo a la practica con los mas pequeños de la casa.

lunes, 26 de febrero de 2018

¿ES BUENO DEJAR GANAR A TU HIJO CUANDO JUEGAS CON ÉL?


  • Si gana, no trabajas con él la tolerancia a la frustración y otras emociones relacionadas. Por tanto, cuando juegue con otros niños y no gane, tratará de hacer trampas y si aún así no consigue nada llorará, se pondrá triste o se enfadará con los demás. Por tanto, es mejor enseñarle a gestionar esas emociones estando contigo. La felicidad momentánea o el éxito que le puedes dar ahora, será la decepción y el fracaso del mañana. Es importante que aprenda que cometer un error no te convierte en un fracasado, de la misma forma que perder en un juego no te convierte en perdedor. Tu hijo debe aprender que cuando suspende un examen, no hay que quedarse sólo con la nota sino analizar los fallos para poder hacerlo mejor la siguiente vez. Así que ¿por qué dilatar en el tiempo esta lección tan importante?
 

  • Evitas problemas o confrontaciones en casa, pero no sucederá lo mismo cuando juegue fuera. Es importante que le ayudes a resolver conflictos de forma asertiva. Si hay una situación que no te gusta, háblalo con otras personas para que puedan ayudarte, no huyas del problema.
  • Piensa que las cosas se pueden obtener sin esfuerzo. Si pierde, puedes motivarle para que siga luchando por superarse y él mismo puede ver pequeños avances si se concentra. Al menos es lo que hacemos en el estudio, no les dejamos ganar por sistema, sólo empiezan a ganar cuando se concentran, son más rápidos… Aunque es verdad que no les dejamos ganar, si vemos que se están esforzando nos aumentamos la dificultad a nosotras o disminuimos la suya para que el juego sea más justo para ambos. A veces con quedarse cerca de ganar 3-2, (a pesar de haber perdido, ya les motiva a intentarlo el día siguiente).
  • No trabajas la empatía: Con ganar y con perder estás ayudando a que mejore sus habilidades sociales y se ponga en el lugar de los demás. Por ejemplo, el niño aprender que hay que dejar de lado la competitividad y el orgullo y felicitar a la persona que ha ganado con deportividad o cuando gana trata de no celebrarlo demasiado para no humillar y herir los sentimientos del que ha perdido. Todo eso, conseguirá que los niños quieran jugar más con él y sus relaciones se consoliden
En definitiva, se trata de aprovechar el juego de otra manera. Se divertirá contigo y pasará un buen rato, pero a la vez será educativo y estarás trabajando muchos otros aspectos importantes para su desarrollo
Fuente: http://www.ayudartepsicologia.com/blog/bueno-dejar-ganar-hijo-cuando-juegas/

lunes, 19 de febrero de 2018

10 BENEFICIOS DE JUGAR EN FAMILIA

Las investigaciones sobre los beneficios del juego en familia para el buen desarrollo de los niños como las realizadas por la psicóloga Marta García-Lomas y otros, son concluyentes y AFIRMAN QUE JUGAR EN FAMILIA es un ejercicio fantástico para fomentar la socialización y estrechar los lazos familiares de los menores con padres y hermanos.

Hemos resumido estas conclusiones en los 10 beneficios psicológicos que aporta el juego en familia:

1. Los padres son un aspecto imprescindible cuando un hijo juega, ya que son su referente, los que le enseñan cómo y con qué jugar, al regalarle los juguetes y explicarle su funcionamiento.

2. A través del juego los padres ayudan a los niños a desarrollar la imaginación y la socialización.

3. El juego hace que mejore la relación paterno-filial. También, con hermanos, hace que se conozcan mutuamente y mejore la relación entre ellos.

4. Jugando, los hijos sentirán que sus padres no son solo una figura de autoridad que está presente en su educación, sino también en la diversión y el disfrute. Esto supone también una importante forma de expresar el cariño.

5. Cuando un niño termina un puzzle o coloca bien una pieza, y los adultos le felicitan por ello, contribuyen a mejorar su autoestima y motivación. La sensación positiva que se produce en el hijo hace que quiera repetirlo con mayor frecuencia y que se enfrente con más fuerza a nuevos retos y actividades.

6. Jugar con los hijos es una forma de conocer sus necesidades e intereses, porque los niños suelen expresar sus sentimientos y preocupaciones a través del juego.

7. El juego también muestra cuáles son las habilidades, limitaciones y virtudes de los niños, lo que para los padres supone una valiosa información sobre las aptitudes, los gustos y el carácter de sus hijos.

8. Jugar es una estupenda manera de aprender los unos de los otros, porque los hijos pueden enseñar cosas a los padres a través del juego, igual que los padres enseñan a sus hijos.

9. Es una fuente de experimentación y conocimiento de uno mismo y de los que le rodean, tanto con los padres como con los hermanos, ya que aprenden al jugar todos juntos y observarse entre ellos. Además, toman conciencia de la pertenencia a un grupo.

10. También aprenden a relacionarse, a respetarse y a cumplir las normas socialespara integrarse mejor en la grupalidad.

Al final, el artículo nos aporta una reflexión en forma de conclusión,: lo importante en el juego no es el resultado final, quién gane o quién pierda, sino todo el proceso y el tiempo que se ha compartido.... es importante tener en cuenta que no solo es necesario jugar en familia, los niños también deben aprender a jugar solos y con sus iguales.

Os aportamos un link donde podéis amplía la información sobre las bondades del juego en famiila, titulado: El juego en familia: motor del aprendizaje


lunes, 5 de febrero de 2018

“CÓMO ENSEÑAR A NUESTROS HIJOS A SABER PERDER”

Este artículo de José Luis Jarque nos describe claramente una situación bastante frecuente en las familias. Este pedagogo nos expone en qué consiste la situación, las consecuencias que suele implicar y sobre todo, nos ofrece algunos consejos para abordar este comportamiento desde la familia.
En qué consiste el problema
Cuando un padre dice que mi hijo no sabe perder, suele señalar que su hijo se siente muy frustrado cuando pierde, normalmente en el contexto de un juego o deporte.

Se siente frustrado, sufre de manera desmedida, abandonan el juego antes de terminar o incluso, lloran, se enfadan o llegan a encolerizarse.

En otros casos, encajan de tal manera el hecho de perder que lo que suele provocar es que abandonen la dedicación a esos juegos o deportes.
Consecuencias de no saber perder
Las consecuencias pueden ser varias. La más importante es que no se supera la falta de tolerancia a la frustración, pero también se pierde la oportunidad de aprender de las propias derrotas, se pierde afán de superación y deportividad.
Importancia de saber perder
Tan importante como saber ganar, es saber perder, porque ganar y perder son las dos caras de la misma moneda del juego, del deporte… o de la vida misma.

Hay que enseñar a ganar… y hay que enseñar a perder.
Cómo enseñar a saber perder
A continuación presento algunas orientaciones y consejos para que, de manera progresiva, enseñéis a vuestros hijos a saber perder.
1. Tolerar la frustración
Afirmar que mi hijo no sabe perder implica en el fondo, que mi hijo no es capaz de tolerar la frustración. Perder es frustrante, pero perder en un juego o en un deporte es una frustración que se debería llegar a tolerar.

Lo primero es enseñar a tolerar frustraciones y en el juego es una buena oportunidad. La opción no es evitar las frustraciones, sino dejar que las “sufran” y el propio niño sea capaz de “digerir” ese sentimiento negativo.

Porque desgraciadamente la frustración forma parte de la dinámica humana y tolerarlas y afrontarlas, forma parte del afrontamiento de la vida.

No es una buena actitud aprender a abandonar ante la primera desilusión o dificultad.
2. Evitar la derrota continuada

Lo que sí habrá que evitar, especialmente en los juegos, es que pierda constantemente. Perder y no tener casi nunca la opción de ganar, provoca desmotivación.