viernes, 19 de febrero de 2016

Uso adecuado del WhatsApp
Los beneficios por su reducido coste, inmediatez, interacción en grupo y mantenimiento de relaciones hacen de estas herramientas un medio muy útil y atractivo para la comunicación entre personas.
Pero cada vez más que están apareciendo problemáticas asociadas a su mal uso. Os presentamos unas pautas que puedan ayudar a prevenir conflictos interrelacionales.

No malinterpretar y no discutir.
Esta herramienta resulta fantástica para mensajería corta, inmediata y como forma de mantenernos en contacto con gente sin tener que hacer demasiado esfuerzo. Pero es muy importante observar que como medio de comunicación tiene limitaciones patentes relacionadas con la falta de comunicación no verbal.
Número razonable de conexiones
No existe ningún número determinado, ni ninguna referencia que nos permita establecer un límite adecuado para todas las personas, ya que cada uno tenemos nuestras circunstancias particulares de uso. Ahora bien, cuando nos damos cuenta de que estamos constantemente atentos al móvil, lo revisamos a cada rato, nos genera ansiedad el no comprobarlo y no pasamos ni un sólo minuto al día sin tenerlo cerca, podemos empezar a preocuparnos por la dependencia generada.
Uso de whatsapp durante interacciones en persona
Con el uso de las tecnologías nos estamos acostumbrando a mantener nuestras relaciones de forma preocupantemente "virtual". No debemos olvidar, que la esencia de las relaciones sociales se encuentra en los encuentros en vivo, en los que podemos captar toda la riqueza de los mensajes ajenos y permitirnos disfrutar de la conexión emocional a través de las neuronas espejo.
Estados en línea
El estar pendiente del "estado en línea” de las demás persona puede suponer un verdadero quebradero de cabeza. La posibilidad de que la otra persona aparezca en línea puede darse en cualquier momento del día y no tiene por qué significar que la otra persona está al otro lado del teléfono.
Limitar los grupos
Actualmente los grupos en WhatsApp se han convertido en una manera muy habitual de relacionarnos con los demás. Resulta muy ventajoso para organizar eventos y desarrollar trabajo en grupo y también puede ser de utilidad para mantener un canal abierto de comunicación entre familares o grupos de amigos. Debemos intentar moderarnos en el uso y si tenemos dudas antes de enviar el mensaje, reflexionar si es adecuado o excesivo....si queremos comunicarnos con alguien particularmente, es preferible salir del grupo y hacerlo individualmente.
Cuándo podemos hablar de adicción.
Teniendo en cuenta la gran cantidad de tiempo que dedicamos actualmente al uso de las nuevas tecnologías y, en nuestro caso, a la mensajería instantánea, existen voces alarmantes al respecto de hablar de una adicción, sobre todo en la gente joven.
Para poder establecer límites en lo que se refiere a una conducta normal y una adictiva, podemos tener en cuenta algunos factores como: Pérdida de Control, fuerte dependencia psicológica, pérdida de interés por otras actividades gratificantes e interferencia grave en la vida cotidiana.

No hay comentarios:

Publicar un comentario